Por que el ser humano necesita creer en Dios?? …..!!!!!!!!!

::

 ::: La doctrina católica se caracteriza porque en ella confluyen de modo armónico, la fe y la razón, es decir se armonizan perfectamente lo mejor del pensamiento humano -incluyendo todas las ciencias- pero siempre hubieron muchos intelectuales (filósofos, teólogos y científicos), que trataron de escindirlas, dando como resultado una peligrosa separación que se puede observar en muchas religiones como el Islam y el protestantismo que son religiones voluntaristas, en las que la razón no se sujeta a la fe.Las siguientes son las respuestas de algunos estudiantes que participaron en un estudio de la Universidad de Sheffield hace un par de años, en el que se les planteó la pregunta: ¿Por qué creer en Dios?No estoy seguro, pero creer es reconfortante.Debe haber un creador detrás de un mundo tan increíble.Yo simplemente creo… Lo sé.Llevo una buena relación con Él.Porque en la vida hay más de lo que podemos comprender. Porque existen tantas evidencias que nos sugieren que Dios existe y que todo está bajo Su control.Fuí criado dentro de la fe en Dios y después, a lo largo de mi vida, he podido encontrar respuestas a mis preguntas cruciales acerca de mi propia fe.Mi conciencia existe; Si Dios no la hubiese puesto ahí, ¿de qué otra manera podría existir?Yo concibo a Dios como una fuerza, no como una persona.Toda religión cree en la existencia de Dios.He experimentado milagros.Me siento tranquilo porque tengo la certeza de la salvación.Puedo sentir una “presencia mayor.”Dios es omnipresente y está en la vida de todos.Esperanza. – ¡Yo creo que algo creó todo esto!Creo que Él me ayudó de una manera u otra en mi vida, para que pudiera venir a Inlgaterra a estudiar.Creo que existe alguien que observa a los demásNo creo que no haya nada más que la existencia humana.¡Tengo que creer en algo!Estoy vivo, y eso tiene que ser algo… puede ser una fuerza de otro tipo.Intuición.Tiene sentido.Es muy difícil de explicar… simplemente creo, y siempre lo he hecho.Asómate a la ventana.Tomé la decisión después de pensar mucho acerca de esto.Para mí es una experiencia personal, y tiene sentido.Experiencia personal y la manera en que fui educado.Yo he visto y sentido la presencia de Dios en mi vida.He visto cosas que la ciencia no puede explicar.¡Tiene que haber un Dios!¡Tiene que haber algo!Antes asistía a la iglesia; Todavía creo en Dios, aunque ya no voy a la iglesia.¿En qué otra cosa puedes creer un ciento por ciento?¿Entonces, quién nos creó?¿Por qué no? Tienes que creer en algo. Si se dieron cuenta, en todas las respuestas el pensamiento de Dios ronda la mente de todos y así ha sido siempre desde tiempos inmemoriales. Aparece con terca insistencia en todos los lugares y todos los tiempos, hasta en las civilizaciones más arcaicas y aisladas de las que se ha tenido conocimiento. No hay ningún pueblo ni período de la humanidad sin religión. Es algo que ha acompañado al hombre desde siempre, como la sombra sigue al cuerpo.La existencia de Dios ha sido siempre una de las grandes cuestiones humanas, pues se presenta ante el hombre con un carácter radicalmente comprometedor. El hombre busca respuesta a los grandes enigmas de la condición humana, que ayer como hoy se presentan ineludiblemente en lo más profundo de su corazón: el sentido y el fin de nuestra vida, el bien y el mal, el origen y el fin del dolor, el camino para conseguir la verdadera felicidad, la muerte, el juicio, la retribución después de la muerte. Todo apunta hacia el misterio que envuelve nuestra existencia, de donde procedemos y hacia el que nos dirigimos, hacia aquella misteriosa fuerza que está presente en el curso de todos los acontecimientos humanos, y que impregna la vida de un íntimo sentido religioso.ALUMNO ATEO: “Pero a mucha gente no le importa qué hayan hecho todos los pueblos a lo largo de la historia. No quieren hacer lo mismo que hacían otros en el pasado”A.LL.M: No me refería a hacer lo mismo que nuestros antepasados. Toda persona hace muy bien en buscar su propio camino y ser distinta de quienes le han precedido. Me refería a que nunca está de más echar una mirada a la historia, aunque solo sea porque eso puede dar una cierta perspectiva que siempre arroja una luz sobre la propia vida. Como decía Aristóteles, si la religión es una constante en la historia de los pueblos, ha de ser porque pertenece a la misma esencia del hombre.Por fuerte que haya sido a veces la hostilidad o el influjo secularizante de su entorno, jamás el hombre ha quedado totalmente indiferente ante el problema religioso. Dondequiera que hayan sido suprimidas las instituciones religiosas, o se haya perseguido de un modo u otro a los creyentes, las ideas y los hechos de la religión han vuelto a brotar una y otra vez. La pregunta sobre el sentido de la vida, sobre el enigma del mal y de la muerte, sobre el más allá, son interrogantes que jamás se han podido eludir. Dios está en el origen mismo de la pregunta existencial del hombre.ALUMNO ATEO: “¿Y no cabe pensar que todo el universo es, simplemente, obra del azar?”A.LL.M: Desde los tiempos más antiguos, el hombre se ha preguntado con asombro cuál sería la explicación de toda esa armonía que hay en la configuración y las leyes del universo.Cuando el hombre de hoy –comenta José Ramón Ayllón– observa la complejidad y perfección de los procesos bioquímicos en el interior de una célula diminuta, o la de los más gigantescos fenómenos de movimiento y transformación de las galaxias; cuando se asoma al mundo microfísico y propone unas leyes que intentan explicar fenómenos que suceden a escalas de hasta una billonésima de milímetro; o cuando profundiza en la estructura a gran escala del universo hasta límites de más de un billón de billones de kilómetros; contemplando todo ese grandioso espectáculo, cada día con más profundidad gracias a los avances de la ciencia, resulta cada vez más difícil sostener que todo obedece a una misteriosa evolución gobernada por el azar, sin ninguna inteligencia detrás.Allí donde existe un plan, ha de haber alguien que planifica. Y detrás de una obra de tal complejidad y de tales proporciones, ha de haber un creador, cuyo poder y sabiduría trasciendan cualquier medida.Pensar que toda la armonía del universo y todas las complejas leyes de la naturaleza son fruto del azar, sería como pensar que las andanzas de Don Quijote de la Mancha que escribió Cervantes pudieron aparecer íntegras sacando letras al azar de una gigantesca marmita con una sopa de letras. Recurrir a una gigantesca casualidad para explicar las maravillas de la naturaleza es una explicación un poco ingenua.ALUMNO ATEO: “¿Y no cabe también, como dicen algunos, que el mundo haya existido desde siempre?”A.LL.M: Cuando vemos un libro, o un cuadro, o un edificio, inmediatamente pensamos que detrás de esas obras habrá, respectivamente, un escritor, un pintor, un arquitecto.Y de la misma manera que a nadie se le ocurre pensar que el Quijote surgió de una inmensa masa de letras que cayó al azar sobre unos pliegos de papel y quedaron ordenadas precisamente de esa forma tan ingeniosa, tampoco puede decirse que aquel edificio “está ahí desde siempre”, o que ese cuadro “se ha pintado solo”, o cosas por el estilo. No podemos sostener seriamente que el mundo “se ha hecho solo”, o “se ha creado a sí mismo”. Son incongruencias que caen por su propio peso.ALUMNO ATEO: “¿Ha de haber una “causa primera”?”A.LL.M: «”No conozco ningún alfarero –dijo la olla–. Nací por mí misma y soy eterna.”»Pobre loca. Se le ha subido el barro a la cabeza».Así reflejaba Franz Binhack en su obra Topfer und Topf, con cierto toque de humor, lo ridículo que resulta esa actitud de cerrar los ojos ante la inevitable pregunta sobre el primer origen del ser.Si de un grifo sale agua, es porque hay una tubería que transporta esa agua. Y esa tubería la recibirá de otra, y esa a su vez de otra. Pero en algún momento se acabarán las tuberías y llegaremos al depósito. Nadie afirmaría que hay siempre agua en el grifo simplemente porque la tubería tiene una longitud infinita.«De la nada –explica Leo J. Trese– no podemos obtener algo. Si no tenemos bellotas, no podemos plantar un roble. Sin padres, no hay hijos. Así, pues, si no existiera un Ser que fuera eterno (es decir, un Ser que nunca haya empezado a existir), y omnipotente (y capaz por tanto de hacer algo de la nada), no existiría el mundo, con toda su variedad de seres, y no existiríamos nosotros»Un roble procede de una bellota, pero las bellotas crecen en los robles. ¿Quién hizo la primera bellota o el primer roble?»Los hijos tienen padres, y esos padres son hijos de otros padres, y estos de otros. Ahora bien, ¿quién creó a los primeros padres…?»Algunos evolucionistas dirían que todo empezó a partir de una informe masa de átomos. Bien, pero… ¿quién creó esa masa de átomos?, ¿de dónde procedían?».¿Quién guió la evolución de esos átomos, según leyes que podemos descubrir, y que evitaron un desarrollo caótico? Alguien tuvo que hacerlo. Alguien que, desde toda la eternidad, haya gozado de una existencia independiente.Todos los seres de este mundo, hubo un tiempo en que no existieron. Cada uno de ellos deberá siempre su existencia a otro ser. Todos, tanto los vivos como los inertes, son eslabones de una larga cadena de causas y efectos. Pero esa cadena ha de llegar hasta una primera causa. Pretender que un número infinito de causas pudiera dispensarnos de encontrar una causa primera, sería lo mismo que afirmar que un pincel puede pintar por sí solo con tal de que tuviera un mango infinitamente largo.ALUMNO ATEO: “Hay quien dice que les basta con saber que los seres simplemente existen. Que no les importa de dónde provienen y que, por tanto, no necesitan pensar más en ello”.A.LL.M: Entonces estaríamos cerca de decir que no se debe pensar. Porque renunciar a tan importante parcela del pensamiento supone abandonar un poco la realidad.Si vemos una chaqueta colgada de una pared (el ejemplo es de Sheed), pero no vemos que está sostenida por una percha, y eso nos lleva a pensar que las chaquetas desafían a las leyes de la gravedad y cuelgan de las paredes por su propio poder, entonces no viviríamos en el mundo real, sino en un mundo irreal que nosotros mismos nos hemos forjado. De manera semejante, si vemos que las cosas existen y no vemos con claridad cuál es la causa de que existan, y eso nos llevara a negar o a ignorar esa causa, estaríamos saliéndonos del mundo real.ALUMNO ATEO: “Pero algunos filósofos han asegurado que la relación causa-efecto no es más que una dialéctica ajena a la naturaleza, donde los fenómenos se repiten de manera incesante sin que esa relación de causa a efecto exista más que en nuestro entendimiento…”A.LL.M: No parece que la noción de causa sea una simple elucubración humana. Es algo que comprobamos cada día, y que la ciencia no cesa de invocar. “Si veo unos niños –apunta André Frossard–, la experiencia me dice que no se han hecho solos. Podrá surgir quizá un filósofo afirmando que no puedo demostrarlo, pero también él se vería en apuros para demostrar que yo estoy equivocado si aseguro que han surgido de unas coles.”Rechazar de esa manera la relación causa-efecto parece un atentado contra la sensatez. De hecho, los que así piensan, luego, en la vida normal, no son consecuentes con esa teoría. Saben, por ejemplo, que si meten los dedos en un enchufe, recibirán la correspondiente descarga, y por eso procuran no hacerlo. Saben que la relación enchufe-calambrazo no es una dialéctica ajena a la naturaleza que exista solo en su entendimiento…, aunque solo sea porque en los dedos no está el entendimiento. Cuando –negando la evidencia de las causas– dicen que todo lo que existe es fruto del azar, hacen una renuncia puntual al uso de la razón.La fe cristiana confía totalmente en la recta razón, mediante la cual se puede llegar al conocimiento de Dios. Para el creyente, la razón es inseparable de la fe y ha de ser respetada como un don divino que es.ALUMNO ATEO: Y si se puede llegar a Dios con la luz de la razón, ¿para qué es necesaria la fe?A.LL.M: No es difícil llegar a reconocer que Dios existe. Hemos repasado algunos de los razonamientos que nos llevan a Él, y veremos aún bastantes más. De todas formas, el trabajo no siempre es fácil. Además de exigir –como sucede con todo conocimiento– una manera recta de pensar y un profundo amor a la verdad, hay que contar con que, en muchos casos, los hombres renunciamos a proseguir un discurso racional cuando comprobamos que sus conclusiones se oponen a nuestros egoísmos o nuestras malas pasiones.Supongo que esta será una de las razones por las que Dios dio un paso adelante y, dándose a conocer mediante la Revelación, nos tendió la mano. Así, además, todos los hombres podemos conocer todas esas verdades de forma más fácil, con mayor certeza y sin errores.Ahora bien, creo que estas en capacidad de responder de un modo razonable las siguientes preguntas:¿Por qué crees que el hombre siempre ha pensado en la existencia de algo llamado “Dios”?¿Qué opinas sobre la posición de muchos ateos que afirman que todo apareció por “azar”?¿Esta bien unir la razón con la fe? ¿o deben separarse para no “contaminar” la fe con ninguna filosofía o pensamiento humano?*Adaptación del libro: “¿ES RAZONABLE SER CREYENTE? – 50 Cuestiones actuales en torno a la fe” de Alfonso Aguiló, Editorial PALABRA -2da Edición…MRF-::::::

Gracias-por-tu-Interes-Saludos

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.257 seguidores

%d personas les gusta esto: