Egipto.Ciencia ¿Civilizaciones extraterrestres? Busquemos en los cúmulos globulares Astrónomos creen que pueden ser el primer lugar donde encontremos vida inteligente fuera de la Tierra

Observe bien la imagen que acompaña a este texto. Es uno de los 150 cúmulos globulares que hasta ahora se han descubierto en la Vía Láctea. Suelen estar en la periferia de nuestra galaxia y son auténticos “paquetes” en los que las estrellas están muy cerca unas de otras. Tanto, que si viviéramos en uno de ellos, nuestro cielo nocturno sería una inmensa mancha de luz blanca y continua, ya que los brillos de las estrellas se superpondrían unos a otros.

Los cúmulos globulares, desde luego, son lugares extraordinarios. Y por más de una razón. De hecho, además de reunir cerca de un millón de estrellas en una región de apenas cien años luz de diámetro, son extraordinariamente viejos, por lo menos tanto como la galaxia a la que pertenecen. Y lo que es más, según una reciente investigación, podrían ser los lugares más idóneos para buscar señales de una civilización inteligente.

“Un cúmulo globular podría ser el primer lugar en el que encontremos vida inteligente dentro de nuestra galaxia”, afirma Rosanne DiStefano, del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian, que acaba de presentar sus conclusiones en el encuentro anual de la Sociedad Astronómica Americana.

Nuestra galaxia, la Vía Láctea, alberga unos 150 cúmulos globulares, la mayor parte de ellos muy alejados del centro, en su zona periférica. Como media, todos ellos se formaron hace unos 10.000 millones de años, por lo que sus estrellas pertenecen a las primeras generaciones y no contienen, por lo tanto, mucha cantidad de los materiales pesados, como el hierro o el silicio, necesarios para formar planetas. Dichos materiales, en efecto, se crean en las explosiones como supernovas de estrellas de primeras generaciones y se incorporan después a las estrellas de nueva formación, como nuestro Sol. Por eso, muchos investigadores creen que es muy poco probable encontrar planetas en un cúmulo globular. De hecho, entre los 4.000 exoplanetas identificados hasta ahora, solo uno ha sido encontrado en alguna de estas densas agrupaciones de estrellas.

Pero DiStefano y su colega Alak Ray, del Instituto TATA de Investigación de Bombay, en la India, creen que esta visión es demasiado pesimista. Y piensan así porque se han encontrado ya planetas alrededor de estrellas que tienen hasta diez veces menos cantidad de metales que nuestro Sol. Y si bien es cierto que los grandes planetas gaseosos, como Júpiter, suelen nacer preferentemente alrededor de estrellas que contienen grandes cantidades de elementos pesados, eso no es así para los mundos más pequeños y rocosos, como la Tierra. En palabras de Ray, “es muy prematuro decir que no hay planetas en los cúmulos globulares”.

Otro argumennto en contra sostiene que, en un ambiente tan densamente poblado, con las estrellas pasando continuamente unas cerca de otras, resultaría muy difícil que un planeta se formara sin que alguna vecina desestabilizara en algún momento el proceso con su fuerza gravitatoria lanzando, por ejemplo, hacia el espacio vacío a los mundos en plena formación.

Sin embargo, las zonas de habitabilidad de las estrellas (la distancia a la que un planeta obtiene el calor suficiente como para tener agua en estado líquido) son muy variables y dependen de las características de cada estrella. En las más brillantes y calientes la zona habitable se encuentra más lejos, pero en las más pequeñas y frías esa distancia se reduce drásticamente. Y resulta que la mayor parte de las estrellas de los cúmulos globulares son pequeñas y débiles enanas rojas, astros enormemente antiguos y con brillos mucho más tenues que los del Sol. Por eso, cualquier planeta potencialmente habitable que hubiera a su alrededor debería orbitar muy cerca de esas estrellas y quedar así a salvo de la amenaza de otras estrellas demasiado próximas.

“Una vez que estos planetas se han formado -afirma DiStefano- pueden sobrevivir durante largos periodos de tiempo, incluso tanto como la edad actual del Universo”.

Por lo tanto, si es posible que en los cúmulos globulares se formen planetas que pueden durar muchos miles de millones de años, ¿cuales serían las consecuencias para una hipotética forma de vida que surgiera en alguno de ellos? Esa vida, según los investigadores, dispondría del tiempo suficiente para ir evolucionando hacia formas cada vez más complejas, incluso hasta el punto de desarrollar una inteligencia.

Mensaje de estrella a estrella

A partir de ahí, todo serían ventajas. Una civilización que llegara a desarrollarse en alguno de estos mundos viviría, desde luego, en un ambiente muy diferente al nuestro. Por ejemplo: la estrella más próxima a nuestro Sol se encuentra a 4 años luz de distancia de nosotros, es decir, a unos 37 billones de km. de distancia. En contraste, la estrella más cercana a un mundo hipotéticamente habitado en un cúmulo globular estaría unas veinte veces más cerca, a menos de dos billones de km., lo que haría que tanto la comunicación como la exploración interestelar resultara mucho más sencilla.

“Lo llamamos ´la oportunidad de los cúmulos globulares´-asegura DiStefano-. Enviar un mensaje de estrella a estrella no llevaría mucho más tiempo que el que necesitaba una carta para llegar de Estados Unidos a Europa en el siglo XVIII. Y también los viajes interestelares llevarían mucho menos tiempo. Las sondas Voyager se encuentran ya a más de 20.000 millones de km. de la Tierra, un porcentaje significativo de la distancia a la estrella más próxima si viviéramos en un cúmulo globular”.

Sin embargo, el cúmulo globular más próximo a la Tierra se encuentra a varios miles de años luz de distancia, lo que hace muy difícil localizar planetas, especialmente en sus zonas centrales, más densamente pobladas de estrellas. Pero sí que sería posible, con nuestras técnicas actuales, detectar planetas en las zonas más exteriores de los cúmulos globulares. Requiere más esfuerzo que el de buscar nuevos mundos en nuestro entorno más cercano (la mayor parte de los que se han descubierto están en un área de unos 50 años luz de la Tierra), pero la recompensa a ese esfuerzo podría ser enorme. No en vano, ya en 1974, el astrónomo Frank Drake, del programa SETI, que envió el primer mensaje por radio de la raza humana al espacio exterior lo dirigió, precisamente, hacia el cúmulo globular Messier 13.

http://www.abc.es/

MRF

Gracias-por-tu-Interes-Saludos

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: