España.24 de agosto: la fecha límite para la investidura de Rajoy La exigencia de Europa de presentar los presupuestos antes del 15 de octubre obliga a España a tener gobierno antes de un mes. Sánchez necesitó 27 días para su investidura y Aznar, 2 meses.Estos del PSOE no perdonan que Mariano Rajoy,nos librara de una intervencion, cuando Zapatero nos dejó en la ruina. No entiendo la postura de Sanchez, ni del PSOE,es triste que por una venganza partidista, el PSOE , nos quiera llevar de nuevo a la ruina. Pongan las excusas que pongan, su odio a ajoy, viene de que nos sacó del lío que el PSOE nos metió, y que no pongan mas excusas..!!!

El candidato a la presidencia del Gobierno del PP, Mariano Rajoy, aceptó ayer jueves el encargo del Rey para intentar su investidura, y para ello pidió un «plazo razonable» de tiempo en el que poder recabar los apoyos necesarios. En caso de no conseguirlo, el presidente en funciones dejó en el aire que se vaya a someter a una sesión de investidura. Rajoy se limitó a decir que «no conviene en ninguna faceta de la vida adelantar acontecimientos», y la presidenta del Congreso, Ana Pastor, evitó fijar una fecha.

¿Debe ir Rajoy a la investidura?

La pregunta que se hacen ahora los líderes políticos es: ¿Se puede aceptar el encargo del Rey y luego no someterse a la confianza del Parlamento? Según el artículo 99.1 de la Constitución, el Rey, previa consulta con los representantes designados por los grupos políticos con representación parlamentaria, «propondrá un candidato a la presidencia del Gobierno»

La comunicación que emitió ayer el Rey al Congreso, después de cerrar la ronda de consultas, es la siguiente: «De acuerdo con lo establecido en el artículo 99.1 de la Constitución, tras celebrar consultas con los representantes designados por los grupos políticos con representación parlamentaria, vengo en proponer al excelentísimo señor don Mariano Rajoy Brey como candidato a la Presidencia del Gobierno. Lo que comunico a V. E. para que se formule al Congreso de los Diputados la oportuna propuesta».

El artículo 99.2 de la Constitución explica que «el candidato propuesto conforme a lo previsto en el apartado anterior expondrá ante el Congreso de los Diputados el programa político del Gobierno que pretenda formar y solicitará la confianza de la Cámara». Mientras los partidos de la oposición dicen que este artículo obliga a Rajoy a presentarse a la investidura —sería «inconstitucional» no hacerlo, dijo Antonio Hernando (PSOE)—, el Ejecutivo en funciones hace una lectura distinta: el artículo 99.2 no marca la obligación de ir a las Cámaras si no hay apoyos suficientes.

¿Cuándo se celebrará el Pleno?

Una vez cerrada la ronda de consultas, con el encargo del Rey a Rajoy, el tiempo de Don Felipe ha terminado. La Constitución no recoge que el Monarca pueda revocar su decisión, y será la presidenta del Congreso la encargada de convocar el debate de investidura, como indica el artículo 170 del Reglamento del Congreso. Antes, Ana Pastor deberá hablar con Rajoy para decidir cuál es el momento adecuado para el debate de investidura.

Ayer jueves, a preguntas de los periodistas, Pastor no fijó plazos. Se limitó a decir que la Cámara «tiene sus funciones», que van a «intentar, desde luego, que haya un Gobierno estable» y que no convocará el Pleno de investidura sin hablar con Rajoy. El candidato del PP pidió un «plazo razonable» de tiempo para conseguir apoyos. A este fin, anunció que pondría en marcha una nueva ronda de contactos con los distintos partidos políticos. Rajoy necesitaría 176 votos favorables en la primera votación de la investidura —el PP cuenta con 137 diputados— o una mayoría simple, más síes que noes, en la segunda.

Cuando el Rey propuso al socialista Pedro Sánchez que formara Gobierno, después de los comicios de diciembre, todo fue más claro. El anterior presidente del Congreso, Patxi López, dijo la misma tarde del mandato del Monarca que en unos días fijaría la fecha y que daría un mes al candidato del PSOE para conseguir apoyos parlamentarios. Sánchez no los consiguió y perdió la votación. El PP criticó entonces que López diera 27 días de margen a Sánchez y exigió que el plazo no sobrepasara las dos semanas, pues el artículo 99 presupone inmediatez.

Antecedente de Aznar

La fijación de la fecha en el Congreso dependerá de las posturas que asuman los partidos en la Mesa, el órgano de gobierno de la Cámara Baja, y de cómo vayan las negociaciones que Rajoy tiene previsto comenzar este mismo viernes. En 1996, José María Aznar dispuso de dos meses para llegar a un acuerdo con Jordi Pujol. Aznar fue investido tras alcanzar en primera votación la mayoría absoluta: consiguó 181 votos a favor (156 del PP, 16 de CiU, 5 de PNV y 4 de CC), 166 en contra (141 del PSOE, 21 de IU, 2 de BNG, 2 de HB, 1 de ERC, 1 de EA) y una abstención (Unió Valenciana).

Plazo de dos meses

La Constitución no establece un plazo legal para convocar la sesión en el Congreso, y a eso se agarra el equipo de Rajoy ahora, pero se entiende que debe ser razonable para no prolongar durante demasiado tiempo la situación de provisionalidad. Mientras no se convoque el Pleno, no empieza a correr el contador para la convocatoria de unas nuevas elecciones, pues el Gobierno en funciones no tiene capacidad para hacerlo.

Según la Constitución, el candidato a la presidencia debe solicitar la confianza de la Cámara y, si no logra la mayoría absoluta, se celebra una segunda votación 48 horas después en la que es suficiente una mayoría simple. Si fracasa, se abre un periodo de dos meses en los que el Rey puede convocar nuevas rondas de consultas en busca de un candidato que pueda ser investido. Si nadie lo consigue, el Monarca debe disolver las Cortes y convocar nuevas elecciones.

¿Terceras elecciones?

Antes de la ronda de consultas del Rey, Rajoy contaba con celebrar el Pleno de investidura en la primera semana de agosto para que, en caso de no ganarla, hubiera elecciones en noviembre. Si la investidura hubiera sido el 3 de agosto, el horizonte para unos nuevos comicios iría hasta el 20 de noviembre. Ese periodo de tres meses y medio incluye los dos meses de plazo buscar presidente y los 54 días que debe haber entre la disolución de las Cortes y la jornada electoral.

El PP dice que es urgente cumplir con la senda presupuestaria que marca Bruselas y, para ello, los Presupuestos Generales del Estado tienen que llegar al Congreso antes del 30 de septiembre. El Consejo de Ministros debería aprobarlos el 23 de septiembre, aunque puede haber uno extraordinario después. Para dar luz verde a las cuentas, antes debe aprobarse el techo de gasto. Esto solo sería posible si la investidura se celebra el 17 o el 24 de agosto. Rajoy explicó ayer que el Gobierno debe presentar un nuevo Plan de Estabilidad en Bruselas antes del 15 de octubre. Si el Pleno de investidura se va a la tercera semana de agosto, las elecciones se celebrarían, en caso de no haber acuerdo, el 11 de diciembre. Si la primera votación se celebra en la cuarta semana, las elecciones se retrasarían al 18 de diciembre.

http://www.abc.es/

MRF

Gracias-por-tu-Interes-Saludos

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: