España. CANELA FINA Rajoy: miedo a una encerrona…!!!!

División de opiniones. Caminamos sobre arenas movedizas. La mitad de los dirigentes del PP con los que he conversado están a favor de dar crédito a Albert Rivera y presentarse a la investidura, gestionando para la segunda votación la ausencia de once diputados socialistas. La otra mitad argumenta que el presidente en funciones puede caer en una encerrona y que, entonces, saldría despellejado de ambas sesiones de investidura.

Para los recelosos, tanto Rivera como Sánchez lo que desean es escabechar a Mariano Rajoy. El líder de Ciudadanos salva la cara ante sus electores al decir sí por razones de Estado, con la esperanza de no retroceder aún más en unas eventuales terceras elecciones. Además de sus seis condiciones, aceptadas con alguna veladura por el Comité Ejecutivo del PP, Rivera exige fecha de investidura sin que el presidente en funciones tenga garantizados más síes que noes. Embestir a esa muleta que cita al natural puede dejar a Mariano Rajoy con las vergüenzas al aire y un rejón de muerte clavado en la espalda. El presidente no es José Tomás pero huele a distancia a los toros marrajos, listones y bragados.

Los que confían en la limpieza de Albert Rivera se acogen al de Ciudadanos. Conforme a la fórmula expuesta por Josep Borrell, una de las mentes más claras del PSOE, Sánchez podría abstenerse negociando condiciones y reformas para la legislatura. Si el líder socialista insiste en su política de piñón fijo y cree salvar la cara manteniendo al partido en el no, entonces hay que negociar la ausencia en la segunda sesión de investidura de once diputados socialistas. El partido votaría de forma negativa, manteniéndose en una oposición radical, pero se evitarían las terceras elecciones permitiendo a Mariano Rajoy que permanezca en Moncloa al frente de un Gobierno en precario, a merced del Congreso hostil de los diputados.

La España asqueada contempla la inundación del estiércol y manifiesta su desprecio creciente ante los personalismos de unos políticos avilantados que, en un alarde de cinismo y tras siete meses sin Gobierno, se han tomado vacaciones en lugar de permanecer en el tajo recortando días y horas al espectáculo deprimente al que asiste el pueblo español. Internacionalmente, claro es, se acentúa el deterioro de la imagen de nuestra nación. El verbo servir, en fin, solo tiene conjugación reflexiva para la mayor parte de nuestros políticos.

No sé a quién corresponderá la razón en el Partido Popular, si a los que confían en Rivera y en la posibilidad de ganar la investidura o a los que acentúan su recelo al ver cómo Sánchez se frota las manos funerarias. Por eso afirman que sería un disparate cruzar el Rubicón arrostrando el riesgo de no agavillar, antes de hacerlo, los votos que faltan.

Las navajas cachicuernas están en el aire. El presidente, que conoce a fondo la larga tradición bovina de la clase política española, calla y los más cercanos a su entorno adivinan que Mariano Rajoy prefiere unas terceras elecciones a presentarse a la investidura sin la certeza de que va a ganar. Pero maduran ya las uvas de la ira popular y, como escribiría el inolvidado Paco Umbral, llueve sobre los reyes melancólicos y sobre el eco azul de sus palacios.

http://www.elmundo.es/

MRF

Gracias-por-tu-Interes-Saludos

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: