Parasitos Vividores.Pablo Iglesias y Pedro Sánchez.Ver Video El plan de Sánchez pasa por negociar con independentistas sin que se note.Manuel Marín en ABC se atreve a abordar el dilema del PSOE sin caer en excesos y verborreas innecesarias

El bloqueo político que atenaza a España comienza a pasar factura a los columnistas políticos, agotados de buscar palabros e ideas debajo de las piedras. Afecta incluso a refinadas plumas como la de Ignacio Camacho, que sufre ‘el síndrome Cebrián’ y se inventa un palabro impropio de su talento: “sobregobernanza”.

También afecta a delicadas y bien informadas columnistas como Pilar Ferrer que en La Razón se marca toda un artículo de prensa rosa con el anuncio de que Núñez Feijóo y su novia Eva Cardenas serán padres en febrero de 2016.

Por eso es de agradecer que Manuel Marín en ABC se atreva a abordar el dilema de Sánchez sin caer en excesos y verborreas innecesarias.

“Sánchez no busca un gobierno duradero. Le basta con resarcirse del fracaso de febrero, y después la legislatura se iría improvisando. Por eso, su verdadero dilema será cómo resolver el conflicto que puedan plantearle sus críticos desde las entrañas del PSOE. En definitiva, evitar un cisma”, escribe Marín.

“El plan de Sánchez pasa por negociar con el independentismo sin parecer que es así, aceptando postulados federalizantes indeterminados y confusos a meros efectos dialécticos. Y si hay resistencia interna en el PSOE, a plantar cara, votar en el Comité Federal y arriesgarlo todo. Sánchez lo va a intentar. Porque si se impone al PSOE por la autoridad de sus galones y es investido, logrará su objetivo; y porque si le frena en seco una rebelión de barones hartos de su diletancia política, cree que ya no habrá tiempo de designar otro candidato”.

A Raúl del Pozo en El Mundo una de sus carracas anónimas, con llave en Génova 13, le larga: «Piden la cabeza de Rajoy en los medios, pero luego no se lo dicen a la cara». Albert Rivera le habló así: «No creas que cuando digo que no confío en ti lo digo de verdad»; a lo que Mariano contestó: «Me lo imaginaba».

 

Y es pesimista sobre la corriente renovadora del PP: “En cuanto a las nuevas caras, -dice- han perdido el esplendor inicial. Pablo Casado es un locutor-comentarista; Andrea Levy, el suspiro de una mariposa; Maroto ataca a los compañeros que caen en desgracia como hizo Rosa Valdeón con Soria; ahora nadie le ha echado una mano».

Emilia Landaluce cuenta que Carmena está en París presentando la versión francesa de Por qué las cosas pueden ser diferentes, “un libro que glosa en clave ñoña el ideario de nuestra alcaldesa”.

“La principal novedad respecto a la edición en castellano es un capítulo en el que Carmena describe los motivos por los que accedió a presentarse a las elecciones municipales después de rechazar tres veces a Pablo Iglesias. «Me pesó que Aguirre se presentara. Me sentí responsable. Tenía que tratar de romper el engranaje sombrío y gris de una gestión conservadora y poner fin a innumerables casos de corrupción», escribe solemne.

La Razón dedica su editorial al caso del niño Joan, de 4 años y en acogida desde los 18 meses, que vuelve con su madre biológica tras perder la pareja adoptiva la custodia. El diario de Marhuenda se pone del lado de la madre biológica:”Pero, por más doloroso que resulte, el hecho fundamental en todo este drama es que el pequeño se hallaba en acogimiento permanente, no en proceso de adopción, porque en ningún momento la madre biológica había accedido a renunciar a la patria potestad. Es más, en reiteradas ocasiones, había recurrido judicialmente la suspensión de la misma y reclamado a los servicios sociales la devolución de su hijo”

Y Hermann Tertsch sigue remando contra corriente contando la verdad sobre Hillary Clinton, de la que aquí en España no se habla por ignorancia y por temor al rodillo mediatico progresista:

“Su reputación de tramposa por perjudicar a Bernie Sanders y mentirosa y codiciosa por sus operaciones en la Fundación Clinton, sus ocultaciones en escándalos políticos, fiascos diplomáticos y el uso ilegal de comunicaciones. Ahí está además la sospecha permanente de que no dice la verdad tampoco sobre su salud. Y su terrible falta de humildad. La candidata no puede evitar manifestar una soberbia y arrogancia frente al electorado lejanas a su izquierdismo elitista, que la hacen aparecer «como si pidiera con impaciencia una presidencia que le corresponde porque sí».

“Eso lo reconocen tanto los pocos periodistas críticos como el coro mediático obscenamente parcial en favor de Clinton que ha cubierto la campaña. Ni cuando se formó aquel frente hostil a Ronald Reagan fue la prensa norteamericana tan parcial y militante en favor de un candidato y en contra de otro. También es cierto que el ridículo de los medios ha sido proporcional a su parcialidad. El éxito de Trump solo se explica desde este hundimiento de la credibilidad del periodismo norteamericano. Y el europeo de paso. Lo cierto es que ya nadie sabe si al final los americanos cuando voten en papeletas ya impresas en algunos estados con el nombre de Clinton lo harán por el actual candidato a vicepresidente Tim Kaine, por Bernie Sanders o el popular vicepresidente actual John Biden. Nadie sabe nada. Y todo es posible. Es lo que llamaban los chinos la maldición de los tiempos interesantes”.

http://www.periodistadigital.com/

MRF

Gracias-por-tu-Interes-Saludos

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: